Sacerdotes y consagrados


Ritual

  Rito de Exequias: Responso breve

RESPONSO BREVE



(Para orar en la capilla ardiente: En el tanatorio o en la casa)

ANTIFONA

¡Dichoso el que ha muerto en el Señor! Que descanse ya de sus fatigas y que sus obras lo acompañen.

PRECES

Pidamos por nuestro (-a) hermano (-a) N. a Jesucristo, que ha dicho: «yo soy la resurrección y la vida el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mi no morirá para siempre».

- Tú que resucitaste a los muertos, concede la vida eterna a nuestro (-a) hermano (-a) N.

R./ Te lo pedimos, Señor.

- Tú que desde la cruz prometiste el paraíso al buen ladrón, acoge a nuestro (-a) hermano (-a) N. en tu reino. R./ Te lo pedimos, Señor.

- Tú que experimentaste el dolor de la muerte y resucitaste gloriosamente del sepulcro, concede a nuestro (-a) hermano (-a) N. la vida feliz de la resurrección. R./ Te lo pedimos, Señor.

- Tú que lloraste ante la tumba de tu amigo Lázaro, dígnate enjugar las lágrimas de quienes lloramos la muerte de nuestro (-a) hermano (-a) N. R./ Te lo pedimos, Señor.

ORACIÓN

Señor, nuestra vida es corta y frágil; la muerte que contemplamos hoy nos lo recuerda. Pero tú vives eternamente, y tu amor es más fuerte que la muerte. Llenos, pues, de confianza, ponemos en tus manos a nuestro (-a) hermano (-a) N., que acaba de dejarnos. Perdónale sus faltas y acógelo (acógela) en tu reino, para que viva feliz en tu presencia por los siglos de los siglos. R. Amén.