Sacerdotes y consagrados


Ritual

  Rito de la Eucaristía: Misa votiva de la Virgen María, Madre de la Iglesia

MISA VOTIVA DE LA VIRGEN MARIA, MADRE DE LA IGLESIA

(En castellano y en latín)

(Para facilitar a los Sacerdotes de habla hispana el poder salir de un apuro en algún lugar donde no haya misal y leccionario, presentamos esta Misa “completa”, con oraciones, lecturas y prefacio propios.

También se pretende ayudar a Sacerdotes de otros países a celebrar la Eucaristía en un idioma bastante universal, como es el latín, por eso ofrecemos en castellano y latín esta Misa Votiva de la Virgen, así como el Ordinario de la Misa en varios idiomas, en el Apéndice II)

ANTÍFONA DE ENTRADA

Los discípulos se dedicaban a la oración en común, junto con María, la Madre de Jesús

ORACIÓN COLECTA

¡Oh! Dios, Padre de misericordia, cuyo Hijo, clavado en la cruz, proclamó como Madre nuestra a santa María Virgen, Madre suya, concédenos, por su mediación amorosa, que tu Iglesia, cada día más fecunda, se llene de gozo por la santidad de sus hijos, y atraiga a su seno a todas las familias de los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES, 1,12-14

Después de subir Jesús al Cielo, los apóstoles se volvieron a Jerusalén, desde el monte que llaman de los olivos. Llegados a casa, subieron a la sala, donde se alojaban: Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago el de Alfeo, Simón el Celotes y Judas el de Santiago. Todos ellos se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres, entre ellas María, la madre de Jesús, y con sus hermanos.

SALMO RESPONSORIAL (Judit 13,18-19)

R./ Tu eres el orgullo de nuestra raza

  • El Altísimo te ha bendecido, hija, más que a todas las mujeres de la tierra. Bendito el Señor, creador de cielo y tierra. /
  • Que hoy ha glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza estará siempre en la boca de todos los que se acuerden de esta obra poderosa de Dios. /

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 19,25-27

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, nuestros dones y conviértelos en sacramento de salvación que nos inflame en el amor de la Virgen María, Madre de la Iglesia, y nos asocie más estrechamente a ella en la obra de la salvación de los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, y alabarte debidamente en esta celebración en honor de la Virgen María. Ella, al aceptar tu Palabra con limpio corazón, mereció concebirla en su seno virginal, y al dar a luz a su Hijo preparó el nacimiento de la Iglesia. Ella, al recibir junto a la cruz el testamento de tu amor divino, tomó como hijos a todos los hombres, nacidos a la vida sobrenatural por la muerte de Cristo. Ella, en la espera pentecostal del Espíritu, al unir sus oraciones a las de los discípulos, se convirtió en el modelo de la Iglesia suplicante. Desde su asunción a los cielos, acompaña con amor materno a la Iglesia peregrina, y protege sus pasos hacia la patria celeste, hasta la venida gloriosa del Señor. Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN (Cf Jn 19,26-27)

Jesús, desde la cruz, dijo al discípulo que tanto quería: Ahí tienes a tu Madre

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Después de recibir la prenda de la redención y de la vida, te pedimos, Señor, que tu Iglesia, por la mediación maternal de la Virgen, anuncie a todas las gentes el Evangelio y llene el mundo entero de la efusión de tu Espíritu. Por Jesucristo nuestro Señor.

MISA DE BEATA MARIA VIRGINE

ANT. AD INTROITUM (Sedulius)

Salve, sancta parens, enixa puérpera Regem, qui caelum terrámque regit in saecula saeculórum.

COLECTA

Famulórum tuórum, quaesumus, Dómine, delictis ignósce, ut, qui tibi placére de áctibus nostris non valémus, Genetrícis Filii tui Dómini nostri intercessióne salvémur. Per Dóminum.

LECTIO PRIMA

Léctio Epistolae beáti Paulí apóstoli ad Gálatas 4, 4-7

Fratres: Ubi venit plenitúdo témporis, misit Deus Filium suum, factum ex muliere, factum sub lege, ut eos qui sub lege erant redímeret, ut adoptiónem filiórum reciperémus. Quóniam autem estis filii, misit Deus Spíritum Filii sui in corda vestra clamántem: «Abba, Pater». Itaque iam non est servus, sed filius. Quod si filius, et heres per Deum. Verbum Dómini.

PSALMUS RESPONSORIUS (Lc 1,46-47.48-49.50-55)

R/. Fecit mihi magna qui potens est, et sanctum nomen eius.

  • Magníficat ánima mea Dóminum: et exsultávit spiritus meus in Deo salutári meo. R/. - Quia respéxit humilitátem ancíllae suae: ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes. Quia fecit mihi magna qui potens est, et sanctum nomen eius. R/. - Et misericórdia eius a progénie in progénies timéntibus eum. Fecit poténtiam in bráchio suo: dispérsit supérbos mente cordis sui. R/..
  • Depósuit poténtes de sede, et exaltávit húmiles. Esuriéntes implévit bonis, et dívites dimisit inanes. R/.
  • Suscépit Israel púerum suum, recordátus misericórdiae suae. Sicut locútus est ad patres nostros, Ábraham, et séminí eius in saecula. R/.

ALLELUIA

Allelúia. Felix es, sacra Virgo María, et omni laude digníssima; quia ex te ortus est sol iustítiae, Christus Deus noster. Allelúia.

EVANGELIUM

+ Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam 11, 27-28

In illo témpore: Loquénte Iesu ad turbas, extóllens vocem quaedam múlier de turba dixit illi: «Beátus venter qui te portávit, et úbera quae suxísti». At ille dixit: «Quinímmo beáti qui áudiunt verbum Dei et custódiunt illud».

Verbum Dómini.

SUPER OBLATA

Unigéniti tui, Dómine, nobis succúrrat humánitas, ut, qui natus de Vírgine Matris integritátem non mínuit, sed sacrávit, a nostris nos piáculis éxuens, oblatiónem nostram tibi reddat accéptam. Per Christum.

PREFATIO

Dóminus vobíscum. R/. Et cum spíritu tuo.

Sursum corda. R/.Habémus ad Dóminum.

Grátias agámus Dómino Deo nostro. R/. Dignum et iustum est.

Vere dignum et iustum est, equum et salutáre, nos tibi, sancte Pater, semper et ubíque grátias ágere per Fílium dilectiónis tuae Iesum Christum, Verbum tuum per quod cuncta fecísti: quem misísti nobis Salvatórem et Redemptórem, incarnátum de Spíritu Sancto et ex Vírgine natum. Qui voluntátem tuam adímplens et pópulum tibi sanctum acquírens exténdit manus cum paterétur, ut mortem sólveret et resurrectiónem manifestáret. Et ideo cum Ángelis et ómnibus Sanctis glóriam tuam praecámus, una voce dicéntes: Sanctus, Sanctus, Sanctus …

ANT. AD COMMUNIONEM (Cf. Lc 11,27)

Beáta viscera Maríae Virginis, quae portavérunt aetérni Patris Filium.

POST COMMUNIONEM

Quos caelésti, Dómine, mystério recreástí, poténti semper virtúte defénde, et ad aetérnam pátriam, beáta Vírgine María adiuvánte, perveníre concéde. Per Christum.