TIEMPO DE NAVIDAD

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios
(1 de enero)

Antífona de entrada

¡Salve, Madre santa!, Virgen, Madre del Rey que gobierna cielo y tierra por los siglos.

O bien: Cf. Is 9, 1. 5; Lc 1, 33
Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor; y es admirable su nombre: Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo; y su reino no tendrá fin.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios,
que por la maternidad virginal de santa María
entregaste a los hombres los bienes de la salvación eterna,
concédenos experimentar la intercesión de aquella
por quien hemos merecido recibir al autor de la vida,
tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo.
Él, que vive y reina contigo.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas

Oh, Dios,
que generosamente das principio y cumplimiento a todo bien,
concede, a cuantos nos alegramos
en la solemnidad de la santa Madre de Dios,
que, así como nos gloriamos del comienzo de la salvación,
nos alegremos de su plenitud.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la Bienaventurada Virgen María: en la maternidad.

I. Cuando se utiliza el Canon romano, se dice Reunidos en comunión propio.

II. Cuando se utiliza la plegaria eucarística II, se dice la intercesión Acuérdate, Señor propia.

III. Cuando se utiliza la plegaria eucarística III, se dice el recuerdo propio en la intercesión Atiende los deseos.

Antífona de comunión Heb 13, 8

Jesucristo es el mismo ayer y hoy y siempre.

Oración después de la comunión

Hemos recibido con alegría los sacramentos del cielo;
concédenos, Señor, que nos ayuden para la vida eterna
a cuantos proclamamos a la bienaventurada siempre Virgen María
Madre de tu Hijo y Madre de la Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede utilizar la fórmula de bendición solemne (n. 3).


Cuando en los días siguientes se ha de decir misa de feria, se utilizan los textos que se proponen más adelante.