TIEMPO DE NAVIDAD

Natividad del Señor

1. Misa de la vigilia

Esta misa se utiliza en la tarde del día 24 de diciembre, antes o después de las primeras Vísperas de Navidad.

Antífona de entrada Cf. Éx 16, 6-7

Hoy sabréis que el Señor vendrá y nos salvará, y mañana veréis la gloria del Señor.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios, que cada año nos alegras
con la esperanza de nuestra redención,
concede a quienes acogemos gozosos
a tu Unigénito, Jesucristo Señor nuestro, como Redentor
poder contemplarle sin temor cuando venga también como Juez.
Él, que vive y reina contigo.

Se dice Credo. A las palabras: Y por obra... todos se arrodillan.

Oración sobre las ofrendas

Concédenos, Señor, iniciar con fervor
la celebración de esta solemnidad
del mismo modo que manifiestas en ella
el comienzo de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad

Indicaciones para el uso de las plegarias eucarísticas I, II y III en las mismas páginas de los prefacios.

Antífona de comunión Cf. Is 40, 5

Se revelará la gloria del Señor, y todos los hombres juntos verán la salvación de nuestro Dios.

Oración después de la comunión

Al conmemorar el nacimiento de tu Hijo Unigénito
concédenos, Señor, ser fortalecidos
por el sacramento celestial que hemos comido y bebido.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


2. Misa de medianoche

En la Navidad del Señor todos los sacerdotes pueden celebrar o concelebrar tres misas, con tal de que se celebren a su debido tiempo.

Antífona de entrada Cf. Sal 2, 7

El Señor me ha dicho: «Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy».

O bien:

Alegrémonos todos en el Señor, porque nuestro Salvador ha nacido en el mundo. Hoy, desde el cielo, ha descendido la paz verdadera sobre nosotros.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios, que has hecho resplandecer esta noche santísima
con el resplandor de la luz verdadera,
concédenos gozar también en el cielo
a quienes hemos experimentado este misterio de luz en la tierra.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo. A las palabras: Y por obra... todos se arrodillan.

Oración sobre las ofrendas

Acepta, Señor, la ofrenda de la fiesta que hoy celebramos
para que, por este sagrado intercambio,
seamos semejantes a aquel
en quien nuestra naturaleza está unida a la tuya.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad.

Indicaciones para el uso de las plegarias eucarísticas I, II y III en las mismas páginas de los prefacios.

Antífona de comunión Jn 1, 14

El Verbo se hizo carne y hemos contemplado su gloria.

Oración después de la comunión

A cuantos celebramos alegres
el nacimiento de nuestro Redentor,
concédenos, Señor Dios nuestro,
llegar así a la perfecta comunión con él mediante una vida santa.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de Bendición Solemne (n. 2).


3. Misa de la aurora

Antífona de entrada Cf. Is 9, 1. 5; Lc 1, 33

Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor; y es admirable su nombre: Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo; y su reino no tendrá fin.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Concede, Dios todopoderoso,
a los que vivimos inmersos
en la nueva luz de tu Verbo hecho carne,
que lo que brilla por la fe en nuestro espíritu
resplandezca en nuestras obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo. A las palabras: Y por obra... todos se arrodillan.

Oración sobre las ofrendas

Señor, te pedimos que estas ofrendas sean dignas
del misterio de esta Navidad que estamos celebrando,
para que, del mismo modo que resplandece como Dios
el engendrado como hombre,
estos dones terrenos nos comuniquen la vida divina.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad.


Indicaciones para el uso de las plegarias eucarísticas I, II y III en las mismas páginas de los prefacios.

Antífona de comunión Cf. Zac 9, 9

Salta de gozo, hija de Sion; canta, hija de Jerusalén; mira que viene tu rey, santo y salvador del mundo.

Oración después de la comunión

Concede, Señor, a quienes hemos celebrado
el nacimiento de tu Hijo con devoción gozosa,
conocer con plenitud de fe la profundidad de este misterio
y amarlo con la más ardiente caridad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de bendición solemne (n. 2).


4. Misa del día

Antífona de entrada Cf. Is 9, 5

Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; lleva a hombros el principado, y es su nombre: Ángel del gran consejo.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios,
que estableciste admirablemente la dignidad del hombre
y la restauraste de modo aún más admirable,
concédenos compartir la divinidad de aquel
que se dignó participar de la condición humana.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo. A las palabras: Y por obra... todos se arrodillan.

Oración sobre las ofrendas

Acepta, Señor, la ofrenda de este día solemne
en el que se manifestó
el sacrificio perfecto de nuestra reconciliación
y comenzó para nosotros la plenitud del culto divino.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad.

Indicaciones para el uso de las plegarias eucarísticas I, II y III en las mismas páginas de los prefacios.

Antífona de comunión Sal 97, 3

Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios.

Oración después de la comunión

Dios misericordioso,
hoy que nos ha nacido el Salvador del mundo
para comunicarnos la vida divina,
te pedimos que nos hagas igualmente partícipes
del don de su inmortalidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de bendición solemne (n. 2).