TIEMPO DE NAVIDAD

Epifanía del Señor

Solemnidad

Donde la solemnidad de la Epifanía no es fiesta de precepto, se celebra el domingo comprendido entre el 2 y el 8 de enero.


1. Misa de la vigilia

Esta misa se puede utilizar en la tarde anterior a la solemnidad, antes o después de las primeras Vísperas de la Epifanía.

Antífona de entrada
Cf. Bar 5, 5

Álzate, Jerusalén, mira hacia oriente y contempla a tus hijos: reunidos desde donde sale el sol hasta el ocaso.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Te rogamos, Señor,
que el esplendor de tu majestad ilumine nuestros corazones,
para que podamos atravesar las tinieblas de este mundo
y lleguemos a la patria de la claridad eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas

Señor, recibe nuestros dones ofrecidos en la Epifanía de tu Unigénito
y en los comienzos de la salvación de los pueblos gentiles,
para que celebremos tu alabanza
y se realice en nosotros la salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Epifanía.

Antífona de comunión Cf. Ap 21, 23-24

La gloria del Señor ilumina la ciudad santa de Jerusalén y las naciones caminarán a su luz.

Oración después de la comunión

Renovados por estos santos alimentos,
suplicamos, Señor, tu misericordia,
para que la estrella de tu salvación brille siempre en nuestro espíritu
y nuestro tesoro sea poder reconocerte.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de bendición solemne (n. 4).


2. Misa del día

Esta misa se puede utilizar en la tarde anterior a la solemnidad, antes o después de las primeras Vísperas de la Epifanía.


Antífona de entrada
Cf. Mal 3, 1; 1 Cro 19, 12

Mirad que llega el Señor que domina; en su mano está el reino y el poder y la fuerza.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios,
que revelaste en este día tu Unigénito
a los pueblos gentiles por medio de una estrella,
concédenos con bondad, a los que ya te conocemos por la fe,
poder contemplar la hermosura infinita de tu gloria.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Donde sea costumbre o se considere oportuno, después del Evangelio se pueden anunciar las fiestas móviles del año.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas

Mira propicio, Señor, los dones de tu Iglesia
que no son oro, incienso y mirra,
sino Jesucristo que, en estas ofrendas,
se manifiesta, se inmola y se da en alimento.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio de Epifanía.

Indicaciones para el uso de las plegarias eucarísticas I, II y III en la misma página del prefacio.

Antífona de comunión Cf. Mt 2, 2

Hemos visto salir su estrella en Oriente y venimos con regalos a adorar al Señor.

Oración después de la comunión

Que tu luz, Señor, nos prepare siempre y en todo lugar,
para que contemplemos con mirada limpia
y recibamos con amor sincero
el misterio del que has querido hacernos partícipes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de bendición solemne (n. 4).