Sacerdotes y consagrados

Misal Romano

Ordinario de la Misa

Rito de Conclusión

RITO DE CONCLUSIÓN


154. En este momento se hacen, si es necesario y con brevedad, los oportunos anuncios o advertencias al pueblo.

155. Después tiene lugar la despedida. El sacerdote extiende las manos hacia el pueblo y dice:

El Señor esté con vosotros.

El pueblo responde:

Y con tu espíritu.

El sacerdote bendice al pueblo, diciendo:

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

El pueblo responde:

Amén.

En algunas ocasiones y en determinadas misas rituales puede usarse una de las bendiciones solemnes o de las oraciones sobre el pueblo.

_________________________________________________________________

El Obispo, para bendecir al pueblo, usa el siguiente formulario, a no ser que prefiera utilizar una de las bendiciones solemnes o una de las oraciones sobre el pueblo.

V. Bendito sea el nombre del Señor.

R. Ahora y por siempre.

V. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

R. Que hizo el cielo y la tierra.

V. La bendición de Dios todopoderoso,

Pa + dre, Hi + jo y Espíritu + Santo, descienda sobre vosotros.

R. Amén.

________________________________________________________________

156. Luego el diácono, o el mismo sacerdote, con las manos juntas, despide al pueblo con una de las fórmulas siguientes:

Podéis ir en paz.

O bien:

La alegría del Señor sea nuestra fuerza. Podéis ir en paz.

O bien:

Glorificad al Señor con vuestra vida. Podéis ir en paz.

O bien:

En el nombre del Señor, podéis ir en paz.

O bien, especialmente los domingos de Pascua:

Anunciad a todos la alegría del Señor resucitado. Podéis ir en paz.

El pueblo responde:

Demos gracias a Dios.

157. Después el sacerdote besa con veneración el altar, como al comienzo, y, hecha la debida reverencia con los ministros, se retira a la sacristía.

158. Si sigue inmediatamente otra acción litúrgica, se omite el rito de despedida.