Cargando

Sacerdotes y consagrados


Bendicional

  Bandera

BENDICIÓN DE UNA BANDERA

RITO DE LA BENDICIÓN

El ministro, al comenzar la celebración, dice:

Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Todos responden:

Que hizo el cielo y la tierra.

Uno de los presentes, o el mismo ministro, lee un breve texto la sagrada Escritura.

Nm 21, 6-9: Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del libro de lo Números.

El Señor envió contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían, y murieron muchos israelitas.

Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo:

—«Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti; reza al

Señor para que aparte de nosotros las serpientes.»

Moisés rezó al Señor por el pueblo, y el Señor le respondió: —«Haz una serpiente venenosa y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla.»

Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte. Cuando una serpiente mordía a uno, él miraba a la serpiente de bronce y quedaba curado.

Palabra de Dios.

O bien:

Is 2, 2: El monte de la casa del Señor, signo para los gentiles

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del profeta Isaías.

Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles. Palabra de Dios.

O bien:

Is 11, 1 - 10: La raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos Escuchad ahora, hermanos, las palabras del profeta Isaías.

Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor:

espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor.

Le inspirará el temor del Señor. No juzgará por apariencias ni sentenciará sólo de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con la vara de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas. Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará en la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente. No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de ciencia del Señor, como las aguas colman el mar. Aquel día, la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos:

la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada.

Palabra de Dios.

Seguidamente el ministro, con las manos extendidas, dice una las siguientes oraciones de bendición:

Para una bandera de carácter religioso:

Oh Dios,

que con la sangre preciosa de tu Hijo, consagraste el estandarte santo de la cruz y quisiste que el árbol santo fuera para los fieles el signo de la salvación; bendice + esta bandera que hoy te presentan tus hijos, y concede a cuantos confiesan a Jesucristo como su Dios y su Señor, avanzar, guiados por esta bandera, por las sendas del Evangelio y ser para sus hermanos ejemplo de justicia, de fraternidad y de amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén

Para una bandera de carácter civil.

Oh Dios,

que has hecho de todas las naciones un solo pueblo consagrado a ti; bendice + esta bandera que hoy te presentan tus hijos y haz que, bajo tu protección, cuantos se sirvan de ella

obtengan con abundancia el logro de sus ideales

(o: el bien de su Patria) y progresen también en el amor y comprensión hacia todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén

Según las circunstancias, el ministro rocía con agua bendita a los presentes y la bandera.