Oraciones

Devocionario

  Santos y beatos

    San Vicente Ferrer

SAN VICENTE FERRER
1350 - 1419
1. ORACIONES

  • Festividad: 5 de abril
  • Fecha canonización: 1458
  • Nacionalidad: española
  • Orden: dominicos
  • Patrón: fabricantes de ladrillos, trabajadores en la construcción, trabajadores de pavimentos, fontaneros, fabricantes de tejas, Valencia, Vannes.

(Fuente: Patron Saints Index)

[Estampa de San Vicente Ferrer]

 

ORACIÓN A SAN VICENTE FERRER

¡Amantísimo Padre y Protector mío, San Vicente Ferrer! Alcánzame una fe viva y sincera para valorar debidamente las cosas divinas, rectitud y pureza de costumbres como la que tú predicabas, y caridad ardiente para amar a Dios y al prójimo. Tú, que nunca dejaste sin consuelo a los que confían en ti, no me olvides en mis tribulaciones. Dame la salud del alma y la salud del cuerpo. Remedia todos mis males. Y dame la perseverancia en el bien para que pueda acompañarte en la gloria por toda la eternidad. Amén.

Tres Padrenuestros a San Vicente Ferrer pidiendo por las necesidades de todos sus devotos.



ORACIÓN PARA IMPLORAR LA PODEROSA
INTERCESIÓN DE SAN VICENTE FERRER

Gloriosísimo padre mío San Vicente, bienhechor mío amabilísimo, convencido de la gloria y poderío de que gozas ante Dios, y que ejerces en favor de todos los verdaderos devotos tuyos, y animado también de grandísima confianza en tu poderoso patrocinio, vengo a ti en visita humilde, me postro delante de tu santa imagen, como un hijo ante su amoroso padre, como un pobre vasallo ante su generoso rey, como un afligido enfermo ante su compasivo médico. Veme aquí arrodillado a tus benditos pies, lleno de pesares y tristezas, de enfermedades y miserias, lleno, en fin, de toda clase de necesidades en el alma y en el cuerpo. A ti he acudido con toda mi fe y toda mi confianza para que te dignes remediarme, sacándome de angustias y concediéndome los favores que te pido.

Ayúdame, pues, Santo mío, poderosísimo y clemente; sáname de las dolencias que me afligen; alcánzame de Dios la gracia de convertirme de todo corazón a El y de servirle hasta la muerte; consuélame y aliéntame en todos mis trabajos con tu asistencia santa; líbrame de todos los peligros que por todas partes me rodean y consérvame siempre la salud que necesito en alma y cuerpo para que de esta manera pueda cumplir los divinos mandamientos y las obligaciones de mi propio estado, y pueda también seguir honrándote a ti mismo con devoción ferviente y con toda mi tierna gratitud por tus bondades de verdadero padre para conmigo.

Escúchame, Santo mío, acogiendo benignamente mis clamores; y al concederme los favores que a ti pido y espero, concédeme también la gran dicha de imitarte en tus preciosas virtudes, especialmente en el amor a Jesucristo, Redentor Divino nuestro, en la caridad para con mis prójimos, en la mortificación de mis sentidos, en la devoción tierna y constante a nuestra amantísima Madre, la Santísima Virgen del Rosario, y, en fin, en la meditación continua de mi muerte y del tremendo día del juicio. Así sea.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias por todas las necesidades de los devotos de San Vicente.




ORACIÓN EN ACCIÓN DE GRACIAS
E IMPLORANDO NUEVOS FAVORES

Gracias fervientes y rendidas te doy, misericordiosísimo Santo mío, por todos los beneficios que con tu poderoso valimiento ante el Dios de la Majestad te has dignado concederme. Tu sola presencia transporta de gozo el alma y la inunda de esperanza y de consuelo, y todas las veces que lleno de fe, humildad y confianza he venido aquí, ante tu sagrada imagen, a pedirte favores del cielo convenientes para mi cristiano bienestar, confieso que por tu eficaz mediación los he obtenido, y así lo reconozco agradecido.

Tu misma figura de Angel, de Apóstol y de Médico de los pueblos es para mi alma un beneficio, porque al mirarte en tu altar como un celestial Protector de tus devotos, y al contemplar tu maravillosa vida, tan rica de heroicas virtudes, también mi corazón se siente atraído al amor de Jesucristo Señor Nuestro, que tan bueno es para cuantos le invocan, le aman y le sirven, y que tan grande te hizo en la tierra y en el cielo. Y si de tu presencia paso a la consideración particular de tu inmensa caridad para con los enfermos, los afligidos y los menesterosos de tu auxilio, veo-al recuerdo de tus anteriores beneficios-que cada día debo serte más devoto y esperar de tu intercesión valiosísima y de tu gran poder todos cuantos más favores necesite para el alma y para el cuerpo, para mi persona y para mi familia, para la Iglesia de Dios y para nuestra patria.

Alabo, pues, y bendigo a Dios, glorioso y compasivo Santo mío, por tantas mercedes y extra ordinarios favores como a tus verdaderos devotos acostumbras a conceder, por los íntimos consuelos con que en esta mi humilde, pero filial visita, has tenido a bien favorecerme. Que tampoco en lo sucesivo me niegues tu amabilísima asistencia y tu poderosa protección es lo que al separarme por breve tiempo de tu santa imagen te pido, Santo mío. Aunque de tu consoladora vista me retiro, llamado por las obligaciones de mi estado, tú, sin embargo, jamás dejes de seguirme con tus amantes ojos, ni de ampararme con tu benéfica sombra, ni de concederme, en fin, los favores que de nuevo llegare yo a solicitar de tu ilimitada caridad, para que así, amando a Dios y sirviéndole con una vida de veras cristiana, y honrándote al mismo tiempo a ti, amabilísimo Protector mío, sobre todo con la imitación de tus virtudes, merezca por tu intercesión verme libre de todo mal en el tiempo y alabar contigo la infinita misericordia de Dios en una eternidad feliz. Amén.

Un Padrenuestro, Avemaría y Gloria por todos los devotos ausentes.





SAN VICENTE FERRER
1350 - 1419
2. TRIDUO



 ORACIÓN INICIAL

Por la señal...
Acto de contrición.

Oración preparatoria para todos los días.
Omnipotente Dios y Señor Nuestro, que quisisteis enviar al mundo a vuestro siervo San Vicente Ferrer para que fuera como otro precursor vuestro y predicara a todas las gentes las glorias de vuestro Nombre adorable, defendiera a la santa Iglesia y sacara de la esclavitud del pecado a millares de pecadores: Aceptad los obsequios que en estos tres días os dirigimos, venerando la memoria de este Bienaventurado Apóstol, gloria del mundo, decoro de la Orden de Predicadores y una de las más puras honras de la ciudad y reino de Valencia.

Y Vos, gloriosísimo Abogado, Padre y Defensor nuestro, benditísimo San Vicente Ferrer, dignaos aceptar nuestras oraciones y presentarlas al Señor interponiendo vuestro poderoso valimiento. Alcanzadnos consuelo en las aflicciones, socorro en nuestros infortunios, salud en nuestras dolencias, el favor especial que os pedimos en este triduo, siendo del agrado del Señor, y que en la hora de nuestra muerte vayamos con Vos a la gloria, a bendecir en vuestra compañía a nuestro Amantísimo Jesús, por los siglos de los siglos. Así sea. 

Leer y meditar a continuación la lectura del día que corresponda:

DÍAS
1 | 2 | 3

DÍA PRIMERO

Predestinación y vocación de San Vicente Ferrer

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Consideración. Considera cómo Dios predestinó a San Vicente Ferrer para la santidad más sublime y lo llamó al estado y oficios más excelentes. Mira con qué atención, fidelidad y perseverancia correspondió él a esta vocación divina; cómo nunca puso estorbos, con los pecados, a la misericordia de Dios, sino que anduvo siempre solícito en conseguir y aumentar en sí todas las virtudes. Siendo niño, jamás se entrega a los fútiles entretenimientos de aquella edad; su estudio y sus afanes son aplicarse cada día con nuevo fervor a las cosas de Dios, a fomentar en su corazón el amor a la oración, a la frecuencia de los Sacramentos, a cumplir, en una palabra, la voluntad divina, representada por sus padres y sus maestros. Mira con qué tesón y fidelidad realiza en si la vocación divina y cómo una vez hecho religioso no descansa en el cumplimiento de los deberes que su estado le impone. Míralo siempre ocupado y empeñado en adquirir la perfección de su vocación, dedicado en cuerpo y alma al Apostolado, que es el ministerio de la Orden de Predicadores que él profesó. Contempla con qué sacrificios tan continuos procura salvar almas, auxiliar a la Santa Madre Iglesia, hacer que en todas partes sea honrado, temido y amado Nuestro Señor Jesucristo. Nada estima digno de su aprecio que no tenga esta finalidad. Alegre en su humildad, rechaza las más altas dignidades y distinciones que Reyes y Papas quieren otorgarle; su vida, aunque conmueve al mundo con sus prodigios milagrosos, se desliza oculta en Dios y no la manchan ni la vanidad ni la avaricia ni la concupiscencia, y así persevera hasta exhalar el último suspiro. (Medítar y pedir a San Vicente el favor especial que se desee obtener en este Santo Triduo.)

Oración. ¡Bienaventurado Padre San Vicente Ferrer, escogido por Dios desde toda la eternidad para que fueseis como divino heraldo suyo que llevaseis su glorioso Nombre a todos los pueblos, gentes y naciones! Mi corazón siente una pena singular pensando en los muchos pecados en que me hallo envuelto por no haber yo sido fiel a mi vocación ni haberme cuidado siquiera de dar gracias al Señor por esta su voluntad santísima de salvarme. Vos, que tan fielmente correspondisteis a la divina voluntad; que por eso mismo fuisteis creciendo en dones celestiales a medida que crecíais en edad; Vos, que hasta el fin perseverasteis en el ejercicio de las virtudes cristianas, dignaos interponer en favor mío vuestra poderosa intercesión a fin de que Dios Nuestro Señor me conceda la gracia de serle fiel en adelante y la que en especial me propongo conseguir mediante este santo Triduo, si es conforme con su divina voluntad y en honor vuestro y para salvación eterna de mi alma. Así sea.

Obsequio. Rezar una vez el Santo Rosario en memoria de la devoción que por él tuvo San Vicente Ferrer.



DÍA SEGUNDO

Justificación y santificación de San Vicente Ferrer.

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Consideración. Desde niño tuvo San Vicente Ferrer grandísimo afán por guiarse siempre de la divina voluntad. Cuando resuelve abandonar el mundo y hacerse religioso la única suprema razón que da a sus padres para tranquilizarlos y consolarlos es que Dios le llama, y que haciendo lo que Dios manda en nada quedarán lesionados los intereses más caros de esta vida. Sobre esta base se cimenta la santificación y justificación de nuestro Santo; y fue ésta tan amplia de parte de Dios Nuestro Señor y de parte del Santo que mayor no es fácil encontrar en los escogidos. Porque además de profesar a la Santísima Virgen María un amor inmenso, que es, a todas luces, prueba irrefragable de santidad verdadera, no hay virtud cristiana en que no resplandeciera de modo heroico. Su fe, sin límites; su esperanza, omnímoda; su caridad, encendidísíma; su prudencia, sin igual; acabada en todo su justicia; hasta lo heroico su fortaleza; su templanza, tan perfecta que, con mucha razón, se le llama Angel de pureza. (Medítar y pedir a San Vicente el favor especial que se desee obtener en este Santo Triduo.)

Oración. ¡Amantísimo Padre y Abogado mío, San Vicente Ferrer! ¡Cuán grande es mi confusión y turbación al considerar la diferencia que hay entre vuestra vida, toda llena de virtudes, y la mía, toda llena de pecados y vicios! Os doy plácemes por las misericordias derramadas sobre vos tan a manos llenas por Dios Nuestro Señor y por la fidelidad con que VOS correspondisteis a la amorosa acción divina. Recurro a vuestra protección poderosa para que me alcancéis del Señor que más y más me justifique y al irme en mí su divino Espíritu por el continuo ejercicio de las virtudes cristianas. Concededme esta gracia y también el favor especial que me he propuesto conseguir de vos en este santo Triduo, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honor vuestro y salvación de mi alma. Así sea.

Obsequio. Ofrecer una Comunión por la conversión de los pecadores.



DÍA TERCERO

La glorificación de San Vicente Ferrer

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Consideración. No podemos saber, ni siquiera calcular aproximadamente, la gloria de cada uno de los escogidos. Pero si es cierto que corresponde a la vida santa que han llevado en la tierra, ¿quién es capaz de decir la gloria del Bienaventurado San Vicente Ferrer? Su caridad sin límites, sus virtudes heroicas, su vida entera consagrada al servicio del Señor, sus preeminencias en lo que dicen gracias (gratis datas), todo, finalmente, en este Santo nos da motivo para creer que su glorificación en el cielo ha sido proporcionada a las pruebas con que Dios ha querido manifestarnos la predilección con que le trató en la tierra. Considera, pues, cómo entra en la gloria este Angel del Apocalipsis cargado de méritos, hecho un ascua de amor divino, lleno de todas las bendiciones. Mira la singular gloria en que es colocado: como ángel, por su misión; como apóstol, por su elección; como doctor, por su sabiduría; como virgen, por su pureza; como mártir, por su vida de mortificación y anhelo constante de morir por Cristo, haciendo frente a todos los rigores, penalidades, mortificaciones, a la misma muerte, que muchas veces le juraron los enemigos de su celo apostólico.

A Vista de tanta gloria, considera cuánto será el poder de intercesión de que está dotado en el cielo quien tanto pudo con Dios en la tierra; y con esto crezca tu confianza en tan glorioso

Padre y Abogado; acude a él en todas tus cuitas, y espera con toda seguridad, que serán oídos tus ruegos y despachadas tus oraciones en bien tuyo; por lo mismo que pedirás y suplicarás siempre, anhelando antes que todo por la gloria de Dios, cumplimiento de su voluntad divina y bien de tu alma. (Medítar y pedir a San Vicente el favor especial que se desee obtener en este Santo Triduo.)

Oración. ¡Gloriosísimo Abogado mío, Padre San Vicente Ferrer! ¡Yo os felicito por el cúmulo de perfecciones con que Dios Nuestro Señor adornó vuestra alma y por la fiel solicitud con que procurabais ser agradecido a tan soberano amor, solicitud y correspondencia que os han merecido el altísimo trono de gloria en que os contempla la Iglesia Nuestra Madre! Haced, glorioso Abogado nuestro, que en estos sentimientos que ahora me ocupan viva yo siempre practicando sin deficiencias cuantas obras de virtud Dios Nuestro Señor exija de mí. No me neguéis nunca vuestra gloriosa intercesión en este negocio, el más importante, el único de verdad necesario que debe preocuparme, y alcanzadme también el especial favor que en este Triduo espero de Vos, siendo para honra vuestra y salvación de mi alma. Así sea.

Obsequio. Rezar una vez el Trisagio en memoria de la gloria que en el cielo tiene San Vicente Ferrer.





SAN VICENTE FERRER
1350 - 1419
3. NOVENA I



[San Vicente Ferrer de Giovanni Bellini]

PÁGINAS DE LA NOVENA

> I. Oraciones inicial y final. Días 1 a 3

II. Días 4 a 6

   

I. ORACIONES INICIAL Y FINAL. DÍAS 1 | 2 | 3

Por la señal...
Acto de contrición.

Oración preparatoria para todos los días.
¡Oh glorioso taumaturgo San Vicente, elegido por Dios para avivar la fe en las almas, levantar hasta el cielo los vuelos de la esperanza e inflamar en los corazones el divino fuego de la caridad! Ya que con tanta fidelidad desde la misma infancia cooperasteis a la gracia del Altísimo, por cuyo amor tantas almas convertisteis y edificasteis, siendo honor insigne del Clero y del estado religioso, os suplicamos nos alcancéis de la Divina Majestad una gran pureza de intención, continua victoria contra las tentaciones, gran afición a las cosas santas y un constante pensamiento de que Dios está presente a todas mis acciones, para que, imitándoos en vida, logre bendecir a Dios en vuestra compañía en la gloria. Amén.

DÍAS
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

Oración final para cada día
Amorosísimo Padre mío San Vicente, vos sabéis la necesidad que padece mi alma y el consuelo que necesito. Aplicad vuestra intercesión delante de Dios para que por vuestros méritos alcance la gracia que pretendo, si ha de ser para mayor gloria de Dios y para más servirle y amarle. Amén.

DÍA PRIMERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Padre San Vicente, nardo fragantísimo de humildad! Conseguidme del Señor luz para que, conociendo mis defectos, miserias y pecados, me tenga en lo que soy, sienta bajamente de mí mismo y huya de la ambición de honores y alabanzas, nunca desprecie a mis prójimos, siempre respete a mis mayores, y, sirviendo a Dios con espíritu contrito y humillado, de siempre a su Santo Nombre la gloria que a El es debida. Así sea.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias en honor de la Santísima Trinidad por las gracias con que enriqueció a San Vicente. Pedir a continuación la gracia que se desea alcanzar por intercesión del Santo y terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SEGUNDO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh San Vicente, varón de corazón grande y generoso, que despreciasteis los bienes perecederos de la tierra! Alcanzadme del Señor un corazón compasivo y generoso para practicar la misericordia con mis prójimos; que sepa despojarme de la afición a lo terreno, y socorriendo abundantemente a los pobres obtenga el perdón de mis pecados y los tesoros eternos de la gloria. Así sea.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias en honor de la Santísima Trinidad por las gracias con que enriqueció a San Vicente. Pedir a continuación la gracia que se desea alcanzar por intercesión del Santo y terminar con la oración final para todos los días.



DÍA TERCERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh San Vicente, azucena purísima y espejo de castidad! Alcanzadme de Jesús, Cordero sin mancilla, y de María, Reina de las vírgenes, perfecta castidad, de suerte que teniendo la carne sujeta al espíritu logre ser digno templo del Espíritu Santo, para vivir eternamente con los espíritus bienaventurados, gozando de la posesión de la bienaventuranza. Así sea.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias en honor de la Santísima Trinidad por las gracias con que enriqueció a San Vicente. Pedir a continuación la gracia que se desea alcanzar por intercesión del Santo y terminar con la oración final para todos los días.


Días 4 a 9 de la novena en la página siguiente >