Oraciones

Devocionario

  Santos y beatos

    San Pedro de Alcántara

SANTO PEDRO DE ALCÁNTARA
1499-1562
1. ORACIÓN

ORACIÓN 

¡Oh Santísima anima, en cuyo tránsito feliz los ciudadanos del cielo salen al encuentro! El coro de los ángeles se alegra y la Trinidad Santísima te convida, diciendo con amorosas palabras: "Permanece, Pedro, y esta con nosotros para siempre"

V. Ruega por nosotros, Pedro dichoso.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Oración. ¡Oh Dios y Señor mío! que te dignaste ilustrar al bienaventurado San Pedro de Alcántara, tu confesor, con el don de una penitencia admirable y de una contemplación altísima, concédenos piadosísimo que ayudados de sus méritos, merezcamos, mortificados en la carne, ser participantes de los dones celestiales. Por Nuestro Señor Jesucristo, Hijo tuyo, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.




SANTO PEDRO DE ALCÁNTARA
1499-1562
2. NOVENA

[Portada del tríptico con la novena a San Pedro de Alcántara]

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Dios y Señor nuestro, que nos dais, en vuestros santos, admirables ejemplos de virtudes, y que, en el bienaventurado San Pedro de Alcántara, nos presentáis un modelo acabado de oración, de humildad, de penitencia y de caridad ardiente: haced que copiemos, en nuestro corazón, tan eximias virtudes, y que sólo en la cruz y en la mortificación, que son llaves del Cielo, pongamos, como San Pedro, nuestras mayores complacencias. Amén.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:

DÍAS: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9
   

DÍA PRIMERO

Glorioso San Pedro de Alcántara, que, sintiendo, en tu alma, un hambre grande de Cielo, supiste renunciar a todas las riquezas y goces del mundo: danos fuerza y decisión para apartar de nosotros cuanto impide nuestra futura salvación. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA SEGUNDO

Admirable San Pedro de Alcántara, que, esforzándote día tras día, fuiste labrando, en tu alma, la efigie de una gran santidad: enséñanos a ser verdaderos santos, llevando una vida fervorosa y sin mancha. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA TERCERO

Penitentísimo San Pedro de Alcántara, tú, que tuviste siempre la convicción de que, sin mortificación, nadie se ve libre de pecados; esfuerza nuestro ánimo, para que sepamos imitar tus rigores y penitencias. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA CUARTO

Piadosísimo San Pedro de Alcántara, cuyos fervores en la oración te arrastraron cientos de veces al éxtasis y a los arrobamientos: calienta nuestra alma en tu fervor y ayúdanos en la sequedad. Amén.
Concluir con las oraciones finales.



DÍA QUINTO

Caritativo San Pedro de Alcántara, tan solicito siempre por las necesidades de cuerpo y alma de tus prójimos; haznos ver que, sin caridad, no seremos discípulos de Cristo ni podremos entrar en el Cielo. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA SEXTO

Preclaro bienhechor, San Pedro de Alcántara, que acometiste la gran Reforma de la Orden franciscana comenzando por reformar a fondo la propia vida: haz que examinemos nuestra conciencia, para comenzar allí la reforma que ansiamos ver en el mundo. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA SÉPTIMO

Fervoroso San Pedro de Alcántara, que entraste de franciscano en un convento puesto bajo el patrocinio de la Santa Madre de Dios, y designaste con títulos marianos los conventos por ti fundados: contágianos tu filial y decisivo amor a la Virgen, nuestra Madre. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA OCTAVO

Esforzado amador de la Santa Cruz, San Pedro de Alcántara, que supiste clavarte en ella cada día de tu vida: haz que perdamos el miedo a la cruz, y descubramos, en nuestros dolores, las astillas de esa cruz que besamos con devoción. Amén. Concluir con las oraciones finales.



DÍA NOVENO

Bendito San Pedro de Alcántara, hijo insigne le la Madre Iglesia, y hoy florón y gloria de la cristiandad universal: infunde en nosotros un vivo y práctico amor a la Iglesia de Jesucristo, arca de nuestra salvación. Amén. Concluir con las oraciones finales.

   

ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DÍAS

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Pídase la gracia que se desea alcanzar con la novena. Concluir con el responsorio y la oración final.

Responsorio. Soberano Redentor, / a quien Pedro sirvió fiel / todo el tiempo de su vida, de modo que detenida / fue vuestra ira por él: / Haced, Dios mío, el favor de que sea concedida / nuestra súplica rendida por su mérito y tu amor. / Pues a Teresa, Señor, disteis palabra cumplida / de que, el que en su nombre pida, os tendría por deudor: / Haced, Dios mío, el favor de que sea concedida / nuestra súplica rendida / por su mérito y tu amor. / Rogad, Pedro, por nosotros a la divina Bondad, para que así consigamos su soberana Piedad. Amén.

Oración final. Omnipotente y sempiterno Dios, que, por tus santos, te dignas obrar siempre maravillas: te rogamos humildemente que, así como has prometido escuchar, misericordioso, los ruegos de los que te imploren por medio de San Pedro de Alcántara, así atiendas ahora, por los méritos del mismo, las súplicas que te hacemos, y derrames, sobre nosotros, el saludable rocío de tu bendición, para que, libres de todo mal, merezcamos llegar felizmente al puerto de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.