Oraciones

Devocionario

  Santos y beatos

    San Melchor García Sampedro

SAN MELCHOR GARCÍA SAMPEDRO [1]
Mártir. 1821 - 1855
1. ORACIÓN



Estampa de San Melchor Gacía Sampedro]
  • Festividad: 28 de julio
  • Fecha canonización: 19 de junio de 1988
  • Nacionalidad: española
  • Orden: dominicos
  • Patrón: ?


ORACIÓN

Sacerdote de Dios, misionero fervoroso, apóstol infatigable, mártir de la fe de Jesucristo, bienaventurado fray Melchor. Me acerco a ti confiadamente impetrando tu ayuda en mi necesidad, tu consuelo en mi dolor, tu esfuerzo en mi desaliento. Tu que anduviste por caminos de humildad, quítame el espíritu de soberbia; tu que te entregaste a Dios tan generosamente, haz que desaparezca en mí el egoísmo. Haz que en Dios crea con la intensidad de tu fe y que a Dios sirva con el desinterés con que tu le serviste. Haz que arda en mí aquella caridad que te llevó a sufrir tan horrible y doloroso martirio. Si lo que te pido en esta novena es para gloria de Dios, alabanza tuya y bien de mi alma, concédemelo; de lo contrario, dame conformidad, energía y entereza para sobrellevar mis sufrimientos y para cumplir en todo y siempre la voluntad de Dios. Amén.



1. Se trata de un santo reciente y poco conocido. Nació el 28 de Abril de 1821 nace en una pobre vivienda de Cortes (Quirós, Asturias). Dedicó su vida a las misiones en Indochina donde llegó a ser obispo de Tonkín. Pocos meses después de ser nombrado obispo murió sufriendo cruel martirio en Nam-Dinh. Los dominicos tienen una página dedicada a este santo donde se puede obtener más información sobre él.




SAN MELCHOR GARCÍA SAMPEDRO
Mártir. 1821 - 1855
2. NOVENA



ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Por la señal...

Señor mío Jesucristo...

Señor mío Jesucristo, que, por salvar al mundo, quisiste morir en la cruz, concédenos por los méritos e intercesión del Bienaventurado San Melchor, que dio su vida en testimonio de la fe, logremos mortificar nuestros apetitos, muriendo a lo que nos separa de Ti, que, siendo Dios, vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Meditar a continuación la reflexión del día que corresponda:

DÍAS
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9



ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Sacerdote de Dios, misionero fervoroso, apóstol infatigable, mártir de la fe de Jesucristo, bienaventurado fray Melchor. Me acerco a ti confiadamente impetrando tu ayuda en mi necesidad, tu consuelo en mi dolor, tu esfuerzo en mi desaliento. Tu que anduviste por caminos de humildad, quítame el espíritu de la soberbia; tú que te entregaste a Dios tan generosamente, haz que desaparezca en mi el egoísmo. Haz que en Dios crea con la intensidad de tu fe y que a Dios sirva con el desinterés con que tu le serviste. Haz que arda en mi aquella caridad que te llevó a sufrir tan horrible y doloroso martirio. Si lo que te pido en esta novena es para gloria de Dios, alabanza tuya y bien de mi alma, concédemelo; de lo contrario, dame conformidad, energía y entereza para sobrellevar mis sufrimientos y para cumplir en todo y siempre la voluntad de Dios. Amén.

 

DÍA PRIMERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

APÓSTOL
Muy fácil hablar de apostolado; dificilísimo ser apóstol. El «enviado»-apóstol lleva las consignas del Señor. «Predicad cuanto os he enseñado, mandando guardar mis doctrinas». Al apóstol le espera la lucha, el desasosiego, las privaciones, la incomprensión, las persecuciones, y, como remate, casi siempre el fracaso, humanamente hablando.

Angustiado, perseguido, en peligro constante de la vida va tejiendo el Santo Melchor su corona de apóstol, de enviado de la Verdad. ¡Qué difíciles los caminos del Señor! Los pies se rompen contra la dureza del sendero, el alma agoniza entre incomprensiones y repulsas. Pero en el azul del cielo, más allá de lo temporal, espera Cristo con la corona de los elegidos.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SEGUNDO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

OTRO CRISTO
Tú ves a Cristo, afanoso y doliente, derramando bien por los campos y ciudades. Los pobres, los maltrechos, los despreciados por sus lacras físicas y morales son objeto de su predilección. «Me duelen estas muchedumbres hambrientas y errantes como. oveja sin pastor... La mies es mucha; los operarios escasos. Rogad al Señor de las mies que envíe obreros...»

Y allí va fray Melchor, como otro Cristo, en busca de sus hermanos: los miserables, los sucios de pobreza, los desdeñados por el mundo. Como otro Cristo, los consuela, los reanima y prende en el cielo de sus almas humildes estrellas de esperanza y de paz. ¡Cuán preciosos los pies de los que evangelizan llevando la Verdad y la Paz!

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA TERCERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

CARIDAD
Amar no es dar, es darse. La donación más admirable fue la de Cristo. Se entregó a la muerte por los que amaba. ¡Y qué muerte! «Se anonadó, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz». Con justicia se habla de locura de amor, contemplando a Cristo muerto en la Cruz.

«El discípulo no puede ser de mejor condición que el Maestro. Si a Mí me persiguieron, también a vosotros os perseguirán». Programa difícil, ruta, de héroes. Vida de renunciamiento, Viacrucis rematado en la cima del Calvario. ¿Conoces la vida del Santo Melchor? ¿No te espanta su martirio? A esto, solamente a esto, se llama caridad perfecta.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA CUARTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

BUEN PASTOR
No todo es dolor en la vida de los discípulos de Cristo. Como el Maestro, también los discípulos saben del clamor de las noches calladas, florecidas de esperanza, cuando con el alma hecha ilusión, se dejan las noventa y nueve ovejas en el aprisco y se va al encuentro de la oveja perdida. ¡Y cómo se goza al encontrarla, al sentir su peso sobre los hombros fuertes y el palpitar de sus venas golpeando, acompasado, el latir del corazón!

Qué duda cabe que el santo fray Melchor supo de este gozo inefable, casi divino, de la búsqueda de almas perdidas. Y él sintió también, al encontrarlas, que la sangre restallaba en sus venas, el corazón se le llenaba de dulce angustia y los ojos refulgían por la emoción.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA QUINTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

HERMANO DE SUS HERMANOS
¿Has pensado alguna vez en que eres miembro de una gran familia, maravillosa por su extensión y sublime por su alcurnia? Somos de linaje divino. Tenemos por Hermano mayor al Cristo de Dios, al Hijo de Dios Los santos forman en nuestras filas familiares y a todos los hombres nos une la fe poseída actualmente y la fe poseída de la esperanza. ¡Milagro de una Iglesia de Santos que triunfan en el Cielo, se purifica en el Purgatorio y lucha en la tierra!

Así tiene sentido perfecto el batallar continuo de nuestros mejores. El Santo vive, como nadie, la hermosura de esta solidaridad impresionante. Fray Melchor gozaba con la dicha de sus hermanos del Cielo, sufría con sus hermanos del Purgatorio y avanzó por el mundo, unido, en afanes de salvación, con nosotros, sus hermanos de la tierra.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.




DÍA SEXTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

SINCERIDAD
Meta última de la generosidad es la sencillez. Sencillez significa armonía perfecta entre las ideas y las obras. ¡Parece tan fácil! Y, sin embargo, es obstáculo insuperable para la mayor parte de las almas. Cuando a las ideas maduras del cristiano y a las inspiraciones de la gracia responde un sí absoluto, sin reserva, la santidad es un hecho tangible.

El Santo Melchor jamás traicionó sus ideas y nunca contristó al Espíritu Santo. Creyó firmemente y obró con perfecta sinceridad. ¡Adelante siempre! La luz brillante en su entendimiento, la gracia divina pedía decisiones y el sí rotundo de las obras rubricaba su conformidad con la voluntad del Señor.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SÉPTIMO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

HIJO DE MARÍA
Meta última de la generosidad es la sencillez. Sencillez significa armonía perfecta entre las ideas y las obras. ¡Parece tan fácil! Y, sin embargo, es obstáculo insuperable para la mayor parte de las almas. Cuando a las ideas maduras del cristiano y a las inspiraciones de la gracia responde un sí absoluto, sin reserva, la santidad es un hecho tangible.

El Santo Melchor jamás traicionó sus ideas y nunca contristó al Espíritu Santo. Creyó firmemente y obró con perfecta sinceridad. ¡Adelante siempre! La luz brillante en su entendimiento, la gracia divina pedía decisiones y el sí rotundo de las obras rubricaba su conformidad con la voluntad del Señor.

Luz sin ocaso. Ilusión nunca marchitada. Eso es la madre. Por eso María es la "estrella'' de luz que no se extingue y el ideal perennemente vivo. Con su atuendo de Reina silenciosa y Madre dolorida brinda a sus hijos, los desterrados hijos de Eva el calor de la compresión y los brazos siempre abiertos al consuelo. La orfandad desapareció del mundo después del milagro de Nazaret.

¡Y cómo gozaba nuestro Santo con esta protección de dulce sosiego! En el altar de su corazón brillaban las endechas más apasionadas y los fervores mejor sentidos. Por eso no conoció la noche de la desesperanza ni las cadenas de la cobardía. Se sentía hijo de Madre heroica y omnipotente. ¿Qué poder humano sería capaz de detener su marcha hacia el ideal?

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA OCTAVO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

SILENCIO
Acaso sea el silencio lo que mejor defina la grandeza de un alma. Las obras cumbres de la humanidad se elaboraron en el silencio y la meditación. El artista, el héroe, el santo, escalaron las cumbres difíciles del ideal impulsados por esa fuerza misteriosa y bella que desborda de una vida íntima, a solas con uno mismo, camino de Dios.

El silencio -síntesis de muchas virtudes - resalta de modo extraordinario en nuestro fray Melchor. Vivir para Dios y en Dios. Contar en soledad las pulsaciones del alma, primero, y, después, caminar sin descanso evangelizando a los pobres, a los descarriados, a los que nunca conocieron las rutas de la fe y de la esperanza.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA NOVENO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

MODELO

El cristiano siempre está en escena. A su representación de protagonista elegido asisten los ciudadanos del Cielo -ángeles y santos- y los espectadores de este mundo, sus semejantes. Al desarrollo de este drama, que es nuestra vida, asiste sobre todo, Dios. ¡Cuánto debe ser nuestro cuidado; hasta dónde debe llegar nuestro interés! El Cielo y la tierra nos contemplan.

Se explica, entonces, que el Santo se esfuerce por serlo y por parecerlo. Sabía muy bien el Santo Melchor el alcance de aquellas palabras de Jesucristo: "Haced obras buenas para que, viéndolas los hombres, glorifiquen a vuestro Padre Celestial". Palabras, actitudes, obras buenas que son canto de alabanza para el Señor y ejemplos de buen vivir para los hombres.

Hacer la petición aquí y rezar luego en acción de gracias 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.