Patrona augusta de España, purísima Concepción, escucha nuestras súplicas protege a tu nación. Un apóstol quiso a España bautizar y la Virgen fue madrina en el pilar. Desde entonces con materno corazón, vela siempre por la ibérica nación.

La morisma cual torrente sin vallar nuestra patria y religión quiso arrollar; y aquel día aciago Covadonga fue el supremo baluarte de la fe.

Patrona augusta de España, purísima Concepción, escucha nuestras súplicas protege a tu nación.

Pilar de nuestra fe, clave de nuestra historia, prenda de nuestra gloria y bienestar, por ti, por ti esperamos siempre, siempre triunfar, siempre vivir en paz.