Oh Cruz Santa

Oh Cruz Santa, que fuiste adornada con los miembros del Señor, tantas veces deseada, pro­fun­damente amada, cons­tan­te­mente buscada y al fin preparada para mi alma: recógeme de entre los hombres y llévame junto a mi Maestro, para que por ti me reciba quien por ti me redimió.