Primera parte: La profesión de la fe