Examen de conciencia

Con el Examen tratamos de analizar nuestra conciencia en oración con Dios. No para angustiarnos con nuestras faltas, sino para afrontarlas, ser mejores personas ante los ojos del Señor y saber que siempre seremos perdonados en el Sacramento de la Confesión.

  1. ¿Hago con desgana las cosas que se refieren a Dios?
  2. ¿Dedico mi primer y último pensamiento del día al Señor?
  3. ¿Me marco objetivos para crecer en mi vida espiritual? ¿Los cumplo?
  4. ¿Hablo abiertamente de mi fe entre mis amigos y conocidos?
  5. ¿Soy sincero y hago autocrítica en el momento de realizar el examen de conciencia?
  6. ¿He vivido la Santa Misa como corresponde, sabiendo que estoy en presencia de Dios?
  7. ¿Me he dejado llevar por la envidia, actuando de una forma soberbia e injusta?
  8. ¿He sido egoísta?
  9. ¿He sido servicial con los demás, siempre con una sonrisa?
  10. ¿He jurado sin necesidad, sabiendo que era por cosas de poca importancia?
  11. ¿He dado mal ejemplo, llevando a otras personas a obrar el mal?
  12. ¿He valorado más mi salud física, mi belleza y apariencia, subestimando mi aspecto interno?
  13. ¿Realizo mi trabajo con esfuerzo y dedicación?
  14. ¿Me he dejado llevar por la pereza o la desgana?
  15. Me propongo ahora un propósito para mañana.