Virgen de la Humildad

13 de Octubre

Información

Festividad: 13 de Octubre

Historia

La Virgen de la Humildad es la denominación para la representación artística de una advocación mariana dentro de la múltiple tipología de las madonnas,​ en la que María aparece sentada en el suelo o en un cojín bajo y con el Niño en su regazo.​ Aunque se considera el modelo principal de origen italiano (atribuido a Simone Martini),​ y producido con frecuencia en el periodo de tránsito entre el Gótico y el Renacimiento,​ su tipología sería desarrollada en gran parte de Europa, y en especial por las guildas de los pintores flamencos,6​ reciclándose en otros motivos iconográficos, como el descanso en la huida a Egipto,​ o el motivo del hortus conclusus, así como en posteriores versiones de la madonna lactans.

Características:

El historiador Millard Meiss, pupilo de Panofsky, en su estudio de 1951 titulado Pintura en Florencia y Siena después de la peste negra, y dedicado a motivos iconográficos como la Madonna dell'Umiltà llega a cuatro conclusiones maestras:

La virgen de humildad es el resultado iconográfico de la fusión de la virgen amamantando al niño de la Natividad, con la figura conocida como «la mujer sentada del Apocalipsis».

Se inspira en imágenes que existían en el Norte de Europa en el siglo xiii, rediseñadas en la Italia del Trecento (siglo xiv).

El «contrapposto» espacial del Niño no es medieval sino anterior, con ejemplos semejantes en el arte antiguo.

La mujer en el suelo también es ajena al medievo, pero sin analogía en el arte antiguo.9

Según Meiss, la postura de la virgen sentada en el suelo con una pierna sobre la otra, opcionalmente amamantando y coronada de estrellas, tuvo dos focos icono-ideológicos: por un lado, la virgen de la Natividades góticas a​ y por otro, la citada ‘mujer sentada del Apocalipsis’, un descubrimiento del propio Meiss hallado en un manuscrito inglés del siglo xiii (Londres, ca. 1260), conocido como Morgan Apocalypse y nombrado: MS M.524 fol. 8v.

En cuanto a la postura del ‘contrapposto’ del niño Jesús –otra de las claves diferenciadoras de la Madonna de humildad–, Meiss localizó la más antigua en las catacumbas romanas de Priscila, del siglo ii, en un pasaje de la visión de Isaías.