Cargando

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a1/Besamanos_de_la_Virgen_de_los_Remedios_2012.JPG/220px-Besamanos_de_la_Virgen_de_los_Remedios_2012.JPG

Nuestra Señora de los Remedios

Cabra. Córdoba

Jueves Santo

La Muy Ilustre y Leal Ciudad de Cabra es un municipio de la provincia de Córdoba. Su término municipal se sitúa casi en el centro geográfico de Andalucía, al pie de las Sierras Subbéticas.

En su plaza de Aguilar y Eslava se encuentra la Parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios, un pequeño templo construido sobre los restos de una ermita del S. XVI dedicada a Santa Ana. En ella se rinde culto a una de las imágenes más veneradas de la ciudad, la Virgen de la Soledad, obra de Pedro de Mena que fue adquirida en Granada en 1663. Su portada barroca, datada en 1729, da acceso a un interior de planta cuadrada dividido en tres naves. El presbiterio está cubierto con una hermosa cúpula decorada con abundante yesería en forma de complicada hojarasca, obra de Antonio Álvarez así como el retablo camarín mayor. éste fue dorado en 1744 por Francisco Ponce de León, diez años después de su construcción.

El inicial origen de la devoción a la imagen de la Virgen de los Remedios de Cabra, pudiera arrancar en la baja Edad Media. A partir del primer tercio del siglo XVI la Archicofradía de la Vera Cruz, fundada en 1522 con un fuerte espíritu penitencial toma a la Virgen de los Remedios como su titular mariana ésta siempre fue y sigue siendo hasta el día de hoy su titular más preciada.

Hay constancia de que la primitiva imagen de la Virgen fue sustituida a lo largo del siglo XVII por la de Pedro de Mena, que fue traída en los mismos años en que se renovaron varias imágenes en la localidad como la de Nuestra Señora de la Soledad o Jesús Preso. Aquella segunda imagen fue profundamente restaurada en la ciudad de Granada durante el reinado de Carlos III y es la que ha llegado hasta nuestros días.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/61/Ntra_Sra._de_los_Remedios._Cabra_%28C%C3%B3rdoba%29.jpg/220px-Ntra_Sra._de_los_Remedios._Cabra_%28C%C3%B3rdoba%29.jpgLa Virgen de los Remedios de Cabra a través de los tiempos posee una característica muy especial, es que siendo una imagen de gloria, con un niño Jesús entre sus brazos, en determinadas épocas del año, especialmente en cuaresma y Semana Santa, es presentada a los fieles como imagen dolorosa, es procesionada en Semana Santa sin el niño y vestida de luto situada al pie de la cruz vacía, pendiendo de ésta un sudario.

El principal acto de culto público que Nuestra Señora de los Remedios recibe cada año es la procesión o estación de penitencia del Jueves Santo. Para ella dispone un rico ajuar en el que destaca el riquísimo manto de procesión, joya del bordado barroco que fue realizado a partir de 1797 por el taller del Monasterio de Nuestra Señora de las Angustias, de la Orden de Agustinas Recoletas, de Cabra en Córdoba. El Manto lo estrenó la Virgen el Jueves Santo de 1800. De principios del siglo XVIII es la peana sobre la cual descansa la imagen, tallada con anterioridad a 1729 por el escultor local José Jiménez de Valenzuela. Importantísima también es su cruz pectoral, cruz donada por Don Cristóbal de Luque y Hariza a su muerte en 1807 que cada Jueves Santo la Virgen luce en su pecho. En su cortejo procesional además se complementa con alguna de sus coronas de salida, una de 1966, la otra de 1997 en plata de ley bañada en oro, regalo que la Archicofradía hizo a la Virgen con motivo de su 475 aniversario fundacional y otra de 2012 regalo de su Hermano Mayor D. Juan Jurado y hecha rememorando otra del siglo XVIII desaparecida en la primera mitad del siglo XX; también se complementa con otras joyas y rosarios fruto de las donaciones de sus muchos devotos.

En siglos pasados la Archicofradía de la Vera Cruz era la única que hacía su procesión el Jueves Santo, dicha Archicofradía estaba formada por multitud de ramos o hermandades que contemplaban cada una un pasaje distinto de la pasión de Cristo y daban veneración a sus respectivas imágenes, todas ellas dentro las Reglas de la matriz con aprobación eclesiástica y sus propios estatutos particulares, aprobados por acuerdo de los hermanos elevados a escritura pública, esa procesión era cerrada y presidida por la imagen de María Santísima de los Remedios.

Se dice que en otro tiempo la piedad popular tuvo a la Santísima Virgen de los Remedios como Copatrona de la ciudad, pero de ello lo único que ha llegado a nuestros días ha sido la tradición oral de los más mayores, no habiendo hasta el momento escritos que lo avalen, sí es cierto que la Virgen contaba con un cariño muy especial por parte de los habitantes de la antigua villa de Cabra, siendo muchas personas las que dejaban legados testamentarios a favor de la Virgen de los Remedios, llegando a contar la Archicofradía a inicios del siglo XIX con gran cantidad de casas, fincas rústicas y huertas... todo ello se perdió en las desamortizaciones, que se dieron en España a partir de 1835.

A partir de esa fecha el mantenimiento de la Archicofradía de la Vera Cruz y de la devoción a María Santísima de los Remedios fue potenciado por varias familias destacando --- sobremanera la familia de D. Francisco Alguacil y sus descendientes, sus sobrinos D Salvador Cubero Alguacil, D. José María González Carrera, Hermano Mayor que rigió los destinos de la misma en buena parte de la segunda mitad del siglo XIX intentando por todos los medios que el culto en el santuario se mantuviera y que la devoción a la Virgen y a su rosario siguiera vivo cada domingo en dicho templo. Con la muerte de Pepe Carrera, fue su sobrino D. Antonio González Carrera el que continuó el encargo de fomentar y mantener el culto a la Santísima Virgen, apoyado por su devota madre, Doña Antonia Carrera, hermana de José María. Durante ese largo período, la cofradía fue ganando en austeridad y perdiendo paulatinamente hermanos, llegando a ser una cofradía netamente familiar, en la cual sus escasos componentes ponían todo su empeño en que la que fuera gran devoción egabrense no cayera en el olvido.

Los posteriores tiempos más austeros, coincidentes con una época decadente en la propia historia de la ciudad trajeron consigo la pérdida paulatina de buena parte del extenso patrimonio mueble de la Archicofradía, enseres, mantos, paso, ya que se fueron envejeciendo sin posibilidad de reposición digna a tan antiquísima devoción, en conjunto se produjo una lenta pero paulatina decadencia que tocó fondo en 1964 fecha en la que no habiendo persona que quisiera ser Hermano Mayor y pudiera hacerse cargo de la Archicofradía ésta fue cedida o integrada, como las otras Antiguas Cofradías importantes de la ciudad de Cabra en un gremio profesional o institución pública, mientras que las que habían sido más humildes, por esa época dejaron de procesionar hasta que nuevamente hubo hermanos que se hicieron cargo.

La de Nuestra Señora de los Remedios recayó en el Centro de Formación Profesional Felipe Solís, cuyo personal y alumnado lo hicieron con el compromiso del mantenimiento del culto y devoción a la Virgen y de su Procesión anual en Semana Santa. Poco a poco con el trabajo y el cariño del personal de este centro la Antigua Archicofradía fue remontando aquella profunda crisis, y volviendo a recuperar el cariño de los vecinos de la ciudad.

La Virgen de los Remedios de Cabra se veneró siempre en la ermita de San Juan Bautista y llegó a denominarse, a raíz de las obras de reconstrucción que llevó a cabo la Archicofradía en la primera mitad del siglo XVIII, Santuario de María Santísima de los Remedios y San Juan Bautista. En ella ocupa el espléndido camarín del altar mayor, verdadera joya del barroco egabrense.

A lo largo de la historia varios pontífices otorgaron bulas con privilegios para los hermanos de esta Archicofradía, los más conocidos son el Vivae oráculo vocis de Paulo III en 1536 o la Bula de Inocencio XIII en 1696, también Clemente XIV otorgó gracias para los hermanos vivos y difuntos y el Beato Fray Diego José de Cádiz otorgó indulgencias a todos los fieles que orasen ante la imagen del Cristo de la Sangre y demás imágenes.

Tras treinta años de vinculación directa con el Instituto de Formación Profesional por haber sido sus hermanos mayores los directores o personal del mismo, tras las elecciones de 1995 en las que el hermano Mayor elegido era persona ajena al centro educativo, decayó totalmente a nivel instituciónal cualquier vinculación, aunque sigue hoy día habiendo hermanos que tienen relación con el centro.

En la actualidad la Archicofradía a parte de a la Virgen de los Remedios da culto al Santísimo Cristo de la Sangre, Jesús de las Penas, a la Santa Cruz y a San Juan Bautista, con cultos especiales para cada imagen a lo largo del año, pero sin duda la más venerada y la que más actos de culto recibe es la Virgen.

Imagen relacionadaAunque fue una práctica paralela al origen mismo de la Archicofradía, con sus naturales altibajos producidos por el paso del tiempo desde 1995 de forma ininterrumpida se celebra todos los jueves del Año el Santo Rosario, acto destacable puesto que es el único día de la semana que su iglesia se abre al culto. Aparte hay otros cultos como el dos de febrero, la festividad de la Candelaria, los cultos cuaresmales, el Jueves Santo o el primer fin de semana de mayo que tienen lugar la celebración de la fiesta de la Santa Cruz y la procesión gloriosa de la Virgen. También a lo largo de todo el mes tienen lugar el Santo rosario y mes de María, la exaltación a la Virgen que viene haciéndose ininterrumpidamente cada año en el mes de mayo desde 1996, la ofrenda de flores y el besamanos que originariamente solemnizaba la, finalización del mes dedicado a la Virgen en la actualidad se celebra en la tercera semana de mayo.